/

¿Que vienen los socialistas?

Hace poco más de dos meses, Pedro Sánchez se hacía con el liderazgo del Partido Socialista tras unas primarias en las que logró transmitir eficazmente un mensaje: la abstención ante el Partido Popular había sido un error y pretendía transformar al PSOE en un partido de los militantes y no en uno dirigido desde baronías y órganos del partido. Junto con esta propuesta a nivel intra-partido, se abogaba por un lema como “somos la izquierda” y una agenda política que los alejara del PP en todos los casos y de Ciudadanos en la mayoría, contando con evitar la envolvente de Unidos Podemos y encerrarlos en su propia jaula de hierro.

Los escasos setenta días transcurridos han visto bandazos comunicativos como el del CETA o la plurinacionalidad del Estado, acercamientos a Podemos y Ciudadanos (aunque parezca difícil pensar en una situación en la que los tres partidos logren sentarse a la misma mesa y elaborar una propuesta de mínimos que líderes y votantes acepten), y cierta reorganización de las lealtades de los barones hacia el nuevo secretario general. El partido parece rearmado y preparado para dar la batalla en las siguientes elecciones, aunque aún queden en la lejanía.

Antes de observar los gráficos debemos tener en cuenta que es probable que exista un efecto “luna de miel” con Pedro Sánchez. Sin elecciones a la vista, con la reciente declaración de Rajoy en calidad de testigo y un PSOE que ha tratado de mostrarse más “opositor”, es posible que la subida reflejada en el CIS no sea más que un espejismo y que realmente sea menor o que se mantengan posiciones similares a las de junio del año pasado. La buena noticia para los socialistas es que, con todo, no parece haber ningún escenario en el cual Unidos Podemos pueda completar el añorado “sorpasso” y convertirse en líder de la izquierda, lo cual permite al partido de Sánchez tener un respiro a la hora de diseñar su estrategia a largo plazo.

Observando los barómetros del CIS de octubre de 2016 y enero, abril y julio de este año (en los cuales se pregunta por la intención de voto en unas hipotéticas elecciones), examinaremos los cambios sufridos por la base de apoyos del PSOE y si puede tener efecto en Unidos Podemos. El partido morado superó a los socialistas en votos en prácticamente todas las clases sociales, a excepción de jubilados, trabajadores y trabajadoras domésticos, agricultores y obreros cualificados. Quizás las mayores pérdidas para el PSOE vinieron de empresarios, altos ejecutivos y estudiantes que, tradicionalmente, habían sido parte clave de la alianza socialdemócrata entre los trabajadores y la “burguesía urbana”. Y, con todo ello, el PSOE aguantó hasta en municipios que superaban el medio millón de habitantes, viéndose vencido únicamente en Madrid y Barcelona.

Tomaremos como primera variable la autoubicación ideológica, la forma más rápida de clasificar a alguien como de “izquierdas” o de “derechas” (salvando el caso de las regiones donde el nacionalismo se superpone a este cleavage). En octubre de 2016 el PSOE había perdido a los que se situaban en el “3” de la escala ideológica frente a Unidos Podemos y sus confluencias, agravándose la brecha en enero. Sin embargo, en abril comenzaba una recuperación que ha concluido con el “sorpasso” en este barómetro. ¿Ha tenido efecto aquí la propuesta de “somos la izquierda”, que abanderaba Sánchez?

La debilidad de esta estrategia, tachada por el Partido Popular y Ciudadanos como “podemización” puede venir de pérdidas socialistas en su flanco derecho, donde los de Albert Rivera habían confiado en encontrar un caladero de votos que permitiera recuperar el aroma más centrista de sus inicios, antes de que la demoscopia y los pactos los echaran hacia la derecha (Un 6,5 de media en la escala ideológica en este último barómetro. Debemos recordar que aunque el “5” es lo que se suele entender como centro, en realidad debería estar en el “5,5”, dado que la escala es de 1 a 10. Ciudadanos y PSOE, con 4,27, se hallarían a una distancia similar del mismo). ¿Ha ocurrido esto?, ¿las ganancias socialistas por la izquierda se han ido por su derecha? Sabedores de que el “4” es el territorio natural del PSOE, examinaremos el “5”, que marca su frontera con el centro y lo compararemos con Ciudadanos y el Partido Popular en ese terreno.

La recuperación de terreno del PSOE no parece venir tanto a costa de Ciudadanos, que se mantiene estable entre el 15,5% y 16,5% en los sondeos, como la recuperación de voto “indeciso” o que no tenía pensado votar en unas hipotéticas elecciones. Esto debe llevarnos también a la cautela sobre estos resultados, puesto que, como se comentaba anteriormente, aún falta para unas elecciones y el voto indeciso podría acabar quedándose en casa u optando por otro partido durante la campaña. Sin embargo, parece que el movimiento hacia la izquierda no ha afectado a la competitividad del PSOE en el lugar ideológico en el que se sitúan más votantes españoles.

Tras haber examinado la ideología, nos centraremos en dos variables claves para el presente y el futuro de los socialistas: la clase social y la edad. Observando datos del CIS de 2008, podemos observar que Zapatero construyó la victoria para su segunda legislatura en torno a una gran coalición de clases, venciendo en todos los grupos a excepción de los directores y profesionales y los agricultores. En 2011, la situación se invirtió y el PP obtuvo mayoría en todos los grupos, incluso entre los obreros que habían sido el gran granero de votos socialista. ¿Qué ocurrió en las elecciones del 20-D y del 26J tras la primera legislatura de Rajoy? He seleccionado varios grupos tradicionales de apoyo al PSOE para comprobar su fluctuación durante el último año y medio:

Tras la abstención que permitió la apertura de la actual legislatura, el PSOE se enfrentaba a unas perspectivas nada halagüeñas respecto a su futuro en unos sectores muy atacables por Unidos Podemos. La victoria de Sánchez parece haber recuperado a estos grupos y evitado posibles fugas hacia la izquierda, poniéndose en camino hacia una recuperación de los niveles de apoyo del 26J. También hay que tener en cuenta que los datos son de la intención de voto directa, pero si añadimos a la misma la simpatía por el partido, obtenemos un resultado aún mejor:

Junto con estos resultados, y a pesar de su irrelevancia entre los “altos ejecutivos, funcionarios y profesionales por cuenta propia”, el PSOE se ha recuperado también entre los parados y los jubilados, siendo especialmente importante este último grupo. Sin embargo, la horma del zapato socialista parece residir en los estudiantes. A pesar de votar menos que los mayores, representaban uno de los principales colectivos de apoyo del partido socialdemócrata y, en cierto, sentido, una "cantera" de identificación partidista cara al futuro. Esta ha sido la evolución de su voto:

La mejoría es leve e insuficiente, pero se aprecia también cierta recuperación socialista en todos los grupos de edad. A pesar de que probablemente en Ferraz se alegren especialmente de la subida en el sector comprendido entre los 18 y los 34 años, el incremento de intención de voto entre los votantes entre 55 y 64 años es de 8,2 puntos.

¿Espejismo o realidad? Por todo lo comentado antes, es difícil de saber. La tendencia en las encuestas es ascendente, y parece que tras la dura travesía entre la abstención y el final de una amarga campaña de primarias se comienza a vislumbrar luz al final del túnel. Sin embargo, afirmar que existe una recuperación socialdemócrata sería pretender hacer brujería con los datos disponibles. Una vez que Sánchez lleve un año en el poder, haya habido más encuestas, nuevas discusiones sobre presupuestos y se haya resuelto (o vuelto a encallar, como es habitual) el conflicto catalán, tendremos una base más sólida para afirmar si ha tenido algo que ver en la recuperación socialista o si, simplemente, fue un estertor del moribundo que vuelve a refugiarse en la esquina del ring. Esperemos.

*Todos los datos empleados provienen del CIS. Encuestas postelectorales del 20D-2015, del 26J-2016 y barómetros de octubre 2016, enero de 2017, abril de 2017 y julio de 2017. Gráficos hechos con infogram.com

Tirso Virgós Varela

Tirso Virgós Varela

(Ferrol, 1993) Derecho y Políticas por la UC3M. Liberalismo, federalismo e historia de las ideas. Hablo europeo en la intimidad.

Más