/

Macron Superstar en la Asamblea Nacional

El 7 de mayo Emmanuel Macron alcanzó la Presidencia de la República con un 66,10% de los votos, la segunda mayoría más amplia de la V República. Un candidato con un movimiento creado ad hoc un año antes se impuso a los partidos mayoritarios y a un crecidísimo Front National (FN). Por si no le bastara tal proeza histórica, Emmanuel Macron quiere seguir rompiendo récords en las elecciones legislativas que tendrán lugar hoy.

Proyección de escaños de Harris Interactive (15/06/2017)

El sistema electoral francés

La Asamblea Nacional francesa es el equivalente a nuestro Congreso de los Diputados, pero el sistema electoral galo es bien distinto al español. La Asamblea Nacional se compone de 577 diputados electos en circunscripciones uninominales, es decir, cada una de las 577 circunscripciones elige un único diputado. A diferencia del first-past-the-post británico, los franceses realizan una segunda vuelta si ningún candidato obtiene más del 50% en la primera. Ahora bien, en las elecciones legislativas no solo pasan a la segunda vuelta los dos candidatos más votados en la primera, sino también todos los candidatos que hayan conseguido más del 12,5% de los votos del total de llamados a votar en la circunscripción.

Esto abre la posibilidad a los famosos triangulaire y quadrangulaire, es decir, que pasen tres o cuatro candidatos a segunda vuelta. Que se llegue a esta situación depende de la participación en la primera vuelta, pues ese 12,5% no se refiere a los votantes, sino al conjunto de los ciudadanos que tienen derecho a voto. Por ejemplo, en 2012 Jean-Luc Mélenchon concurrió a las legislativas por la 11ª circunscripción de Pas-de-Calais y obtuvo el 21,46% de los votos emitidos, pero éstos sólo representaban el 12,12% del conjunto del electorado. Al líder de France Insoumise (FI) le faltaron 361 votos para pasar a segunda vuelta.

Baja participación y dispersión del voto en la primera vuelta

El 11 de junio 47 millones de franceses estaban llamados a la primera vuelta de las elecciones legislativas, pero sólo acudió el 48,71% de los electores, lo que supone la tasa de abstención más alta desde 1958. La consecuencia inmediata de esta baja participación es que sólo un tercer candidato obtuvo el 12,5% necesario para pasar a segunda vuelta, por lo que sólo habrá un triangulaire. A modo de referencia, en el año 2012 hubo 46.

La abstención no ha afectado por igual a todos los partidos. El FN es el partido que en términos relativos más se ha resentido respecto a la primera vuelta de las presidenciales: el 57% de los que apoyaron a Le Pen se quedaron en casa en la primera vuelta de las legislativas. Le sigue FI con una tasa de abstencionistas del 53% y el PS con el 48%. La République En Marche (LRM) de Macron y Les Républicains (LR) fueron los que atrajeron un número mayor de sus votantes, si bien el centro derecha se ha dejado cuatro millones de votos respecto a la primera vuelta de las legislativas de 2012. De los casi siete millones de votos que se ha dejado el PS mejor no hablamos.

Y, pese a la abstención, sólo 4 de las 577 circunscripciones han otorgado más del 50% a un candidato en la primera vuelta. Desde el año 1958 se han elegido una media de 84 diputados en la primera vuelta, lo que hace a esta primera vuelta de 2017 sorprendentemente atípica. ¿Por qué con tan baja participación sólo se han elegido 4 diputados en la primera vuelta? Por la histórica dispersión del voto: 5 partidos han logrado más del 9,5% y el más votado, LRM, ha alcanzado sólo el 32%.

Resultados primera vuelta de las legislativas de 2017. Le Monde

En Marche, y a por todas

A los politólogos les gusta decir que tener 577 circunscripciones hace que tengas 577 elecciones. Esto es algo que también vale para Francia. La implantación territorial del FN es muy dispar. Mientras en la 11ª circunscripción de Pas-De-Calais la propia Le Pen ha alcanzado el 46% de los votos y ha quedado 30 puntos por delante del segundo, solo el 20% de los candidatos que el FN ha presentado pasarán a segunda vuelta. En el mejor escenario, el FN conseguiría tan solo 10 escaños. Similar es la situación de FI y del PS. LR tienen una posición de partida relativamente mejor y competirán por 317 escaños, aunque en ningún caso las encuestas le auguran más de 90 diputados: el peor resultado de la derecha en la V República francesa.

A la vista de estos datos me atrevo a afirmar que los franceses están aplicando a su Asamblea Nacional el mayor ERE de su historia: 338 diputados salientes (el 60%) ya han perdido su escaño y es muy probable que el domingo varias decenas más les acompañen por la puerta de salida. El principal responsable de esta renovación sin precedentes es Emmanuel Macron. El partido que creó a su medida de la nada, LRM, sacó 11 puntos de ventaja sobre el segundo y obtuvo unos resultados homogéneos en todo el país. La consecuencia es que 453 candidatos de LRM (el 85% del total) batallan el domingo por convertirse en diputados.

Esta semana todas las encuestas coinciden en otorgar a LRM y sus aliados del MoDem más de 415 diputados, lo que automáticamente se traducirá en la tercera mayoría parlamentaria más amplia desde 1958 . Macron contaría como mínimo con un 79% de diputados favorables y, a partir de ahí, todo es sumar. En la V República –sobre todo después de que se redujera el mandato presidencial de 7 a 5 años– es normal que se produzca un efecto arrastre, pueslos franceses otorgan una mayoría parlamentaria al Presidente recién electo. Lo excepcional son las dimensiones y profundidad de ese efecto en estas legislativas: más que un efecto arrastre, lo que ocurrirá este domingo en la Asamblea Nacional será un arrasamiento del sistema de partidos francés. En los próximos años sabremos si la luna de miel de Macron Superstar durará 19 o 500 noches.


Fuente: @mathieugallard

José López Navarro

José López Navarro

Derecho y Ciencias Políticas en la uc3m. Madrid, Toulouse y Santiago de Chile: tres ciudades que te explicarán mi interés en el europeísmo, América Latina y la cerveza. No necesariamente en ese orden.

Más