TodЛs somos políticЛs. TodЛs hacemos política.

El pasado martes Facebook anunció su propia criptodivisa: Libra. A priori, Libra parece una criptomoneda bastante similar a otras, con algunas excepciones:

  1. Tiene mejor marketing.
  2. Ha sido creada por una empresa de enorme tamaño.
  3. Está respaldada en su precio por una cartera de activos y divisas nacionales.
  4. La oferta de moneda depende del tamaño de la red. Por lo que no existe minado explícito de nuevas monedas.

Las dos primeras no son especialmente importantes mas allá de cómo afecte a su posible popularidad. Pero la tercera y cuarta la convierten en un animal diferente al resto de criptomonedas y esta particularidad merece un análisis en profundidad.

Ya he hablado previamente sobre cómo funcionan las criptomonedas, tanto de forma general como analizando un caso específico. En estos artículos previos cité la intencionalidad de los proyectos de criptomonedas de crear una alternativa a los sistemas bancarios centralizados, así como la principal ventaja que tenían al eliminar intermediarios. En su white paper, Facebook habla de crear una moneda descentralizada y de baja volatilidad, y el método con el que pretende este objetivo es interesante y potencialmente un cambio de paradigma. Dentro del white paper también presenta una serie de creencias (beliefs, dentro del texto) puramente mercadotécnicas que proyecta conseguir con esta moneda, pero que Libra, en realidad, no puede ayudar a conseguir:

  1. Acceso a capital de forma económica: la posibilidad de obtener créditos y otros tipos de capital tiene un coste, ya sea por la facilidad de acceso físico, o por limitaciones sociales o técnicas. Este acceso no depende del sistema monetario sino de los bancos, gobiernos, tecnología, cultura y empresas.
  2. Ofrecer control al usuario sobre su moneda: la tecnología blockchain no garantiza esto, y el sistema que ofrece Facebook no difiere en la capacidad de control del usuario al actual.
  3. Garantizar que el dinero sea un bien público: el dinero ya es un bien público por definición.
  4. Asegurar el fair trade: este belief parece más una justificación para que se pueda intervenir el ecosistema monetario si así se ve conveniente. No es teóricamente un error, pero la posibilidad de colusión de los intereses de las empresas con los de la moneda es demasiado elevado, anulando toda perspectiva de fair trade. Aunque intenten acallar esta posible acusación al incluir a 27 grandes empresas en el proyecto (la teoría de juegos nos enseña que a más jugadores en el sistema, mas difícil es coludir), si han colaborado de buena fe entre ellas en la creación de Libra, ¿qué les impide coludir y crear un cártel?
  5. Movimiento de capital a bajo coste y de forma instantánea: los costes en redes blockchain aumentan exponencialmente y es una tecnologia ya obsoleta en términos de velocidad de transacción. Facebook argumenta contra esto explicando que esos gastos exponenciales no existirían en Libra al no existir minado ni aumentarse la dificultad de minado. Pero esto es una verdad a medias ya que los gastos por individuo no aumentarían de forma exponencial, pero sí de forma lineal, ya que toda transacción modifica y aumenta la cadena de bloques. La manipulación de una cadena de bloques que se hace más larga por cada transacción provoca que el gasto energético siga aumentando de forma lineal. Pero es cierto que existe una reducción notable de gasto energético justificada por el minado de nuevas monedas. Ahora bien, conforme aumenten los usuarios de Libra y más nodos sean creados dentro de la red, existirá otro aumento lineal del gasto, ya que cada nodo añadido tendrá un gasto propio añadido a la red. Este otro gasto lineal provoca que haya dos fuentes de aumento de gasto lineales. Lo que hace que la red siga teniendo un aumento del gasto exponencial, similar a la de Ethereum, aunque se trata de una función de coste que escala mucho menos que la de otras criptomonedas.
Fuente: Digieconomist

Hasta aquí, Libra no se diferencia de cualquier otra ICO o scam en el mundo del Blockchain. Pero Libra tiene una promesa de baja volatilidad, que pretende garanizar primero con la Reserva Libra: Libra será respaldada al 100% por un cartera de monedas Fiat, depósitos y bonos de baja rentabilidad y riesgo, haciendo que el valor de la moneda fluctúe junto a éstos, y garantizando que el interés de esta cartera sea la que costee los gastos de la red. Segundo, para evitar la inflación a pesar de ello, la oferta está ligada a la cantidad de moneda Fiat introducida en el sistema; es decir, por cada dólar introducido en la red Libra, la red crecerá en un dólar. La generación de Libra está ligada al intercambio con moneda Fiat, por lo que la moneda tiene una alta fungibilidad, lo que resuelve el principal problema de otras criptomonedas. En conjunto, estas dos decisiones provocan que Libra no tenga política monetaria propia, sino que "herede" la política monetaria de las divisas en la cartera. Esto hace que Libra funcione técnicamente como una Junta Monetaria.

Este diseño monetario podría provocar que, a diferencia de otras criptomonedas, Libra carezca de mineros y redes de minado, y que por lo tanto la red se sostenga con los beneficios que la Reserva Libra obtenga. Lo que dejaría a Facebook como único garante del mantenimiento de la red. Teniendo esto en cuenta, ¿es Libra sostenible? Logísticamente hablando, poco se puede decir, pero si Facebook se convierte en el único agente activo de la red, puede que no lo sepamos nunca y opere incluso en pérdidas. Y en términos monetarios, al depender tanto el precio como el mantenimiento de la misma cartera de activos, parece ser que la promesa de baja volatilidad también lleva detrás una promesa implícita de deflación monetaria. A largo plazo el interés de la red estará ligado al interés global; si ese interés es usado para costear el gasto, nos deja con una moneda con un interés inferior a la inflación mundial, provocando que Libra sea una moneda deflacionaria y convirtiéndola en una mala inversión financiera. Esto tiene el beneficio de anular la especulación con ella, y el perjucio de que se convierte en un mal depósito de valor. Estas consecuencias hacen que Libra esté más inclinada a tener una función más parecida a un sistema de pago global que a una divisa.

Por otro lado, Libra ya ha obtenido respuestas contundentes por parte de varios legisladores y expertos de diversas partes del globo, mostrándose todos ellos muy reacios a la idea. El Ministro de Finanzas Francés, Bruno de Maire, expresó que Libra "can´t and must not happen"; el Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, valoró que la moneda se pondría bajo tremenda presión regulatoria; el Financial Times describió a Libra como "nonsensical, pointless, stupid, risky, badly thought-out and blockchainless"; y el fuerte editorial del New York Times, de muy recomendada lectura, acusa a Facebook de pretender crear un Gobierno propio, de estar atentando contra la soberanía de los países y de actuar sin pensar en las consecuencias, y llama incluso a la disolución de la empresa.

Libra se diferencia del resto de criptomonedas al no funcionar como una criptomoneda: no existe minado, por lo que no es democrática; no crea una alternativa bancaria, sino una Junta Monetaria como la que ya tienen países como Hong Kong; se mueve con respecto a una cartera de valores, y no con respecto a la oferta y demanda del mercado. A todos los efectos Libra no es una divisa, sino un sistema de pago global o un activo contable. Funciona de manera similar a como lo hace VISA, WeChat, Paypal o cualquier banco. No ofrece la anonimidad que otras criptomonedas ofrecen y además no garantiza una red descentralizada, ya que es controlada por Facebook desde un principio. Posiblemente debido a esto, y a su implementación planeada en sistemas como Whatsapp (imitando el éxito de WeChat), será un éxito si se la deja actuar. Sabiendo esto, ¿era necesario el uso de una tecnologia tan contaminante como blockchain? ¿De qué manera Libra ayuda a conseguir los beliefs que plantea en su white paper? ¿Es posible que una red como Libra no ataque la soberanía financiera de los países? ¿Cómo garantiza Facebook que el mismo blanqueamiento de dinero que ya sucede dentro de otras criptodivisas no vaya a suceder con Libra? ¿Cómo pretende Facebook entrar dentro de el mundo bancario sin atenerse a la regulación bancaria? ¿Qué futuro nos esperaría si Libra se convierte en una unidad contable dominante?

Si volvemos al belief número 1 (acceso a capital de forma económica), cabe decir que Facebook puede conseguirlo en países pobres, como la India, en los cuales Facebook tiene una posición dominante y además los sistemas de pago actuales son bastante ineficientes. En países gobernados de forma eficiente, Facebook no ofrece con Libra nada que una tarjeta de crédito o aplicaciones como Bizum no ofrezcan ya, exceptuando la facilidad de adaptación del cliente. Este se trataría de un claro caso abuso de posición dominante y un asalto a la competencia, una situación similar a la reciente multa de la Unión Europea a otro gigante tecnológico. Volvamos el belief numero 4 (garantía de fair trade), por el cual Facebook se reservaría un derecho a intervenir en Libra; si Facebook animara a sus clientes a usar Libra en vez de la moneda nacional, estaríamos hablando de poner en riesgo las políticas de estabilidad y monetarias de los países. Además, de facto Libra dejaría de ser una unidad contable para pasar a ser una moneda. Y ahí es donde Facebook quiere ir y no deberíamos llegar nunca, ya que implícito en todo lo anterior esta el objetivo de crear una política monetaria privada. Considerando los increíblemente preocupantes precedentes, que abarcan desde pretender crear un sistema judicial propio a fomentar la limpieza étnica, no existe motivo alguno para confiar en que Facebook fuera a implementar una política monetaria responsable.

Dentro del partido Demócrata existen voces que hablan de partir Facebook en varias empresas. Esta bien podría ser una solución a la amenaza que Facebook empieza a representar, pero no una que podamos creer que vaya a suceder. Libra ataca un fallo de mercado existente: no hay medios de cambio transfronterizos eficientes, y muchas naciones no tienen sistemas de pago eficientes a nivel interno. Si de verdad queremos parar esta moneda, que provocaría que no se pudiera controlar el movimiento de divisas entre fronteras, facilitando el blanqueamiento de capitales, la financiación terrorista o la evasión de impuestos, entre muchos otros males, es hora de que los bancos centrales y demás instituciones bancarias se pongan manos a la obra y creen rápidamente alternativas propias que solucionen estos fallos, como la posibilidad de una moneda digital central. Pero el desarrollo de éstos sería lento y tardaría más que el lanzamiento de Libra, por lo que los reguladores deberían parar los pies a Facebook antes de que éste consiga la ventaja del primer movimiento.

Entre un sistema monetario público en el que los gobiernos de la Unión Europea deciden poner sanciones a Rusia o Corea del Norte por violar derechos humanos, o un sistema privado en el que se tengan la mismas competencias pero las decisiones estén en manos de un grupo de súper empresas que han sido multadas por la Unión, la decisión resulta sencilla.


Nota: A nivel personal el autor duda siquiera de que Libra califique como Blockchain, los detalles proporcionados por Facebook sugieren una estructura similar a la Ethereum, pero no certifican la existencia de una cadena de bloques. Sí certifican una cadena de registros de transacciones sin hash. Si Facebook continúa adelante con Libra y revela más información, actualizaré el articulo.