TodЛs somos políticЛs. TodЛs hacemos política.

[Continuación del artículo anterior]
Es por eso que en toda Europa los partidos de izquierdas están perdiendo fuerza: No son capaces de elaborar un marco contra- cultural , verdaderamente alternativo desde los partidos políticos (¡Ojo! Que no es fácil) y visto eso, la gente prefiere votar a opciones conservadoras (ya que van a hacer recortes, que los hagan los expertos) o incluso de ultraderecha (si echan a los extranjeros, al menos los obreros de nuestro país viviremos como antes- piensan muchos estos días por las calles de Francia, donde Marine Le Pen se ha llevado la mayor parte de los votos que antes eran para el Partido Comunista).
Por otro lado, los movimientos sociales llevan a cabo una estrategia heterogénea en sus métodos pero tienen las cosas más claras: Movimientos como Attac, hablan de la teoría económica del Bien Común así como de pagar impuestos por las transacciones financieras y eliminar los paraísos fiscales. Desde el punto de vista académico , tienen gente con la formación necesaria para empezar a trabajar en la transformación de la realidad por la vía pacífica, cosa con la que no cuentan la mayoría de los partidos de izquierda alternativa. Otros movimientos, como el Okupa, simplemente presentan una forma de vida “Out-of system” que permite a sus miembros aislarse legalmente de las relaciones socio-económicas vigentes y dedicarse a escribir desde la lejanía pero sin llegar a plasmarse en una organización política. -” ¡Faltaría más! Nosotros no queremos ser políticos”.- rezan desde los Centros Sociales.
Sí, hay que reconocer que estos movimientos sociales participan activamente en protestas y manifestaciones junto con los sindicatos, pero luego la pluralidad que representan no se palpa en la vida política, especialmente porque muchos colectivos “alternativos” afirman tener un desprecio absoluto a la jerarquía , que resultaría necesaria para el triunfo de la organización política. En este sentido, aunque den la razón a Marx en que el sistema tiene contradicciones, rechazarían un modelo comunista o una revolución que implique “distinguir una vanguardia del resto del pueblo, que tenga la tarea de guiarla”.
Sin embargo,nuestro análisis no sería fiel a la realidad sin tener en cuenta que la izquierda más ortodoxa y marxista sigue existiendo: basta con echar un vistazo a periódicos digitales que analizar la realidad social en términos de luchas de clases (países pobres y países ricos) u observar las manifestaciones de homenaje a la 2º República Española , que todos los años tiene lugar en las calles de Alcalá. Algunos de estos movimientos, al igual que los movimientos sociales organizados como Attac, luchan por generar una contra cultura a la dominante pero su difusión es mínima y su acción es, por ende, más virtual que real, sin ninguna opción a corto plazo de entrar en el sistema de partidos. En todo caso, su desorientación es también acusada , ya que no logran diseñar un objetivo claro, ni adaptar el lenguaje a los nuevos tiempos. De hecho, las manifestaciones del 14 de abril son más un homenaje a los caídos del Bando Republicano que un colectivo capaz de mirar hacia adelante. Es curioso que precisamente la izquierda, se vuelva hacia el pasado.
Recientemente, ha explotado un fenómeno social a caballo entre movimiento social y protesta multitudinaria: Es el caso del Movimiento 15 -M y colectivos similares, cuya acción se desarrolla en espacios públicos que los visibilizan, algo fundamental en la actualidad para poder salir en los medios. Estos grupos presentan modelos de auto-organización para la resistencia pacífica, pero su extremada heterogeneidad en tanto que objetivos e ideologías les impidió organizarse a priori en organizaciones políticas (además de que muchos rechazaban esta posibilidad), aunque más tarde , estos movimientos están empezando a caminar en la esfera de la política activa.
Así, en España, Podemos y el Partido X han intentado traducir las demandas del 15 -M en sus respectivas ofertas políticas, que frente a IU resultan novedosas. Su idea es “abrirse a la participación ciudadana y a la democracia directa” pero sin presentar en sus programas ningún cambio sustancial, ni del modelo económico ni de la organización del Estado. Se busca que la ciudadanía (en sustitución de “clase obrera”) participe activamente (en lugar de que haga la revolución) allá donde pueda y a través de los círculos del partido, ofrecerles atención. Se trata de opciones distintas que no podemos equiparar pero ambas surgen de las protestas en las plazas. El Movimiento 5 Estrellas, de Beppe Grillo en Italia sería un movimiento parecido: no se define como derecha ni tampoco como izquierda, al igual que Partido X o Podemos (que en su mayoría está conformado por activistas que se consideran de izquierdas) , y que promueve la wikidemocracia a través de internet, entre otras propuestas y formas de organizarse.
En mi opinión, aunque estos partidos se hagan un hueco en el espectro político, esto no se traducirá en un renacimiento de las izquierdas, por las siguientes razones:
– En primer lugar, porque reniegan de esa definición y este hecho causa desconfianza por parte de algunos sectores de izquierdas que pueden ver en ellos, un “disfraz progresista del capital”
– En segundo lugar, porque ninguna de las cuatro izquierdas ( Los partidos socialdemocŕatas, los movimientos sociales, estos nuevos partidos surgidos de las asambleas posmodernas y los partidos y grupúsculos ortodoxos que se encuentran Out of system, ya sea por falta de apoyos o de oportunidades) ha logrado llegar a un acuerdo sobre qué es la izquierda y cuál debe ser su papel en la sociedad. En la misma línea,ninguno ha conseguido elaborar un teoría económica (recordemos que la economía era el principal foco de atención del diagnóstico del marxismo) alternativa anticapitalista, siendo sus políticas públicas tan sólo parches para paliar los efectos de la ideología neoliberal ( y paradójicamente, también corporativista) imperante en el mundo.
¿Será América Latina y no Europa el lugar donde las diversas corrientes logren germinar en algo nuevo y verdaderamente distinto?