TodЛs somos políticЛs. TodЛs hacemos política.

Ya hace unos meses de la última vez que nos reunimos para celebrar la diversidad y seguir luchando por el colectivo LGTB+; pasado este momento aprovecho para hacer un pequeño repaso de la situación actual a nivel nacional sobre los derechos LGTB y de cómo la sociedad se muestran hacía ellos. ¿Hemos conseguido avanzar hacia una normalización de estos derechos en España?

En 2013 el PEW Research Center realizó una encuesta a nivel global para analizar un amplio rango de actitudes sociales, entre las que se incluían también mediciones de la tolerancia hacia temas como la homosexualidad. España sorprendió convirtiéndose según esta misma encuesta en el país europeo más tolerante hacía la comunidad LGTB+: más del 88% de los encuestados veía positivo que la homosexualidad estuviese socialmente aceptada. Además, esta diferencia entre países aumenta si lo comparamos en concreto con sus compañeros mediterráneos. Ante esta pregunta solo hubo un país europeo que mayoritariamente no pensara que la homosexualidad debiese aceptarse socialmente (Polonia).

En esta encuesta realizada por el PEW también se pregunta si es un tema moralmente aceptable y de nuevo España se encontraba a la cabeza de la lista, seguida de Alemania de nuevo. Polonia y Grecia continúan de nuevo a la cola de este estudio, mientras que Francia destaca por ser el país donde un mayor porcentaje excluye el asunto de la esfera de la moralidad:

Centrándonos en el panorama nacional, descubrimos que desde 2004 –antes de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario impulsada por el gobierno de Rodríguez Zapatero– hasta el día de hoy la sociedad española ha avanzado hacia una mayor aprobación no sólo del matrimonio entre personas del mismo sexo, sino también de la defensa de los derechos que esto implica, sobre todo en lo que respecta al derecho de adopción.

Si nos remontamos a la época de la aprobación de esta ley, descubrimos que uno de los principales problemas con los que se encontró el ejecutivo a la hora de aprobar la ley fue la división por parte de la sociedad española hacía un tema en concreto: la adopción.

Pero, aun con los datos de una sociedad dividida hacia los plenos derechos del matrimonio homosexual (sólo el 52% de los españoles se mostraba favorable a la adopción por parte de parejas del mismo sexo), la ley se llevó a cabo y 10 años después de la aprobación es innegable el avance de la sociedad española a favor de los derechos de la comunidad LGTB+, sobre todo en este tema:

Si pasamos a analizar datos más específicos es interesante comprobar que hasta los sectores más conservadores han avanzado hacia una mayor tolerancia de los derechos LGTB+, ya que en 2004 solo las personas no creyentes y las católicas nominales –aquellas que se consideran creyentes pero no son practicantes– aprobaban en su mayoría la opción de adopción por parte del matrimonio homosexual. No sólo eso, sino que entre de los católicos más practicantes un 75% se situaba en contra del derecho a adoptar, lo que nos muestra que era una mayoría bastante holgada dentro de los más creyentes que opinaban en contra de este derecho

Si ahora comprobamos el año 2015 con datos sacados del estudio de desigualdad de género realizado por Metroscopia, comprobamos una clara evolución positiva hacia una mayor aceptación de estos derechos:

Todos los grupos defienden en su mayoría este derecho, incluso los católicos más practicantes ya aprueban este derecho, mientras que para los grupos de no creyentes y católicos nominales la posición en contra es casi residual; si bien es cierto que entre los católicos practicantes –aquellos que acuden mínimo dos veces por semana a actos religiosos– la mayoría es exigua. Por lo que comprobamos que la religión como variable que puede perjudicar la normalización de los derechos LGTB+ empieza a perder fuerza y que las distancias se han recortado enormemente.

¿Y si observamos la ideología?En 2004, sólo la izquierda/centro-izquierda apoyaba el derecho de adopción, un apoyo que a partir del centro empieza a disminuir de forma importante llegando a un rechazo del 90% en la extrema derecha.

Por contra, en 2015 el apoyo a la adopción era mayoritario en casi todas las franjas ideológicas. También nos muestra que la izquierda y centro-izquierda es menos heterogénea hacia el tema y la respuesta a favor de la adopción por parte de las parejas del mismo sexo no disminuye del 90%. Aunque es importante comprobar la caída pronunciada del apoyo a partir de una situación ideológicamente más de derechas.

Con estos datos es innegable que la sociedad española desde 2004 ha avanzado positivamente hacia la tolerancia de la comunidad LGTB+ y sus derechos, al igual que ha conseguido convertirse en ejemplo para los demás países europeos.

No deja de sorprender que, en relación con España, países europeos con gran historia democrática liberal se encuentren en una posición de tolerancia y normalización hacia el colectivo inferior. Esto puede ser debido a cómo las políticas liberales tomadas en 2004 por el ejecutivo empezaron a cambiar el pensamiento de la sociedad española, consiguiendo normalizar los derechos del colectivo LGTB+, ya que hemos podido comprobar cómo antes de la aprobación de la ley las posiciones de la sociedad española eran mucho más tradicionales; por contra, países como Francia no han contado con una norma que legalizara el matrimonio igualitario hasta el año 2013. Esto apunta a la importancia de normas y leyes a favor del colectivo que ayuden a que la sociedad normalice sus derechos, aunque sería conveniente un mayor análisis de esta relación causal.

Es cierto que todavía queda mucho camino para conseguir una normalización plena por parte de la sociedad, pero sin duda estos datos muestran que la sociedad española va encaminada positivamente. Por otro lado también sería interesante poder contar con datos más actualizados sobre el tema y poder comprobar si la sociedad española sigue en tendencia de aceptación y normalización hacia la comunidad LGTB+ y sus derechos, ya que desde 2015 no se encuentran datos públicos para poder estudiar la posición de la sociedad española respecto a esto.