TodЛs somos políticЛs. TodЛs hacemos política.

A finales del mes de abril conocíamos los resultados de la primera vuelta en las elecciones presidenciales de Francia, en las que Emmanuel Macron y Marine Le Pen eran proclamados candidatos a la segunda vuelta para pelear por el Elíseo, batalla en la que finalmente el candidato de la formación En Marche! se alzaría con la victoria y se convertiría en Presidente de la República. Desde que Macron y su partido cogieron fuerza, y especialmente a lo largo de la campaña y durante las elecciones, se ha tendido a buscar su homólogo en España, resultando el más afín Ciudadanos. Dos partidos con mucha relevancia electoral en la actualidad, aunque llamados a desempeñar diferentes funciones en el "juego parlamentario".

La posición que ocupan estos dos partidos en el espectro está cogiendo fuerza, sobre todo en Europa, donde se está acogiendo bien a partidos de este corte, como en los Países Bajos, donde gobierna Mark Rutte, líder del Partido Popular por la Libertad; o como Matteo Renzi, hasta hace poco Primer Ministro de Italia y Secretario General del Partido Democrático; o el caso del Partido Liberal Demócrata británico, de gran importancia y eje del gobierno de coalición formado en 2010 con del Partido Conservador. También encontramos ejemplos fuera de Europa, como es el caso de Canadá, con Justin Trudeau como Primer Ministro, perteneciente al Partido Liberal de Canadá, similar a estos partidos escogidos.

Antes de entrar en materia, cabe destacar que ¡En Marcha! no es un partido al uso, no posee esas estructuras, órganos y comités que podemos encontrar en la mayoría de partidos, incluido Ciudadanos. En su lugar, la formación de Macron se compone de 3.000 comités nacionales cuya función es la de resolver dudas y coordinar la planificación de la campaña de Emmanuel Macron. En este sentido, lo que denota esta estructura es un claro personalismo, también presente en Ciudadanos (aunque de manera mucho más diluída), hasta tal punto que las iniciales de la formación (EM) coinciden con las iniciales de su líder. En Marche! es fundada por Macron como un simple medio para alcanzar la Presidencia, un instrumento que se encarga de la propaganda y difusión de su campaña. Este instrumentalismo se refleja claramente en la dimisión de Macron como Presidente de la formación una vez que se alza con la victoria. Aunque el personalismo presente en estas dos formaciones se tratará en la próxima entrega.

En primer lugar, analizaremos el perfil del votante de Ciudadanos. Observamos en la gráfica de autoubicación ideológica de los votantes, realizada por Kiko Llaneras, que la mayoría de sus votantes (38%) se encuentran situados en una posición de 5 en el eje izquierda-derecha, lo que asociamos con el centro político. En segundo lugar, las posiciones más pobladas son las de 4 y 6 por igual, lo que representa el centro-izquierda y el centro-derecha, respectivamente, comprendiéndose entre ambas posiciones un 30% de sus votos. Finalmente se puede deducir que, a medida que nos alejamos de estas posiciones moderadas, el porcentaje de votantes disminuye notablemente, aunque curiosamente se obtenga mayor porcentaje de votos desde posiciones de izquierda (Posición 3) que de derecha (Posición 7).

alt

En esta diagrama realizado por Metroscopia se expone el porcentaje de votantes por sexo y edad. Se puede apreciar cómo el voto masculino es siempre mayoritario independientemente del rango de edad en el que nos movamos y, atendiendo a la edad, vemos cómo la suma porcentual del voto de hombres y mujeres alcanza su techo en las edades comprendidas entre 18 y 34 años (32%), y alcanza su suelo en las personas de más de 65 años (19%), mientras que en los dos bloques de 35 a 54 años y de 55 a 64 años, se iguala el porcentaje de voto, representando un 27% y un 29% respectivamente.

alt

Finalmente, en este último gráfico referido al voto por clase social y estudios, realizado también por Kiko Llaneras, se puede concluir que, en cuanto a la clase social, Ciudadanos tiene su núcleo electoral en la clase media asalariada y en la clase media-alta y alta, además de poder establecerse una relación directamente proporcional entre mayor nivel de estudios y mayor número de votantes, representando el electorado con estudios superiores la mayoría del voto naranja, y el electorado con primaria o menos, la minoría.

alt

Pasando ya al análisis de la formación francesa, encontramos muchas similitudes entre ambos votantes. En el caso de En Marche!, como se aprecia en esta tabla realizada por L’Institut Français d’Opinion Publique, observamos las características del electorado que votó a Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas del día 23 de abril. Analizando los datos, podemos decir que el electorado de Macron es muy variado, con casi mismo número de votantes hombres que mujeres, aunque con mayoría de voto masculino, de todas las edades, aunque sobresaliendo los votantes entre 25 y 34 años. Además, presenta un porcentaje muy bajo de voto obrero, su electorado lo componen mayoritariamente profesionales y trabajadores superiores, con altos ingresos, siendo progresiva la disminución de apoyo a Macron cuanto menor es el ingreso. Como corresponde, también observamos que el nivel educativo de sus votantes es alto, y el voto disminuye progresivamente cuanto menor es el nivel educativo. Se identifica asimismo con un votante mayoritariamente confesional, ya sea católico practicante, no practicante, o de otra religión. Por último, en cuanto a vivienda su electorado es muy diverso, aunque destacan los que tienen viviendas en propiedad.

alt

En cuanto a la ubicación ideológica del electorado de la formación de Emmanuel Macron, se aprecia que tiene una distribución similar a la de Ciudadanos, siendo el centro político el más poblado por votantes de ¡En Marcha! y, en segundo lugar, a diferencia de Ciudadanos (que tenía equilibrio entre el centro-izquierda y el centro-derecha), destaca la posición de centro-izquierda, casi alcanzando al porcentaje de la posición central. Lo segundo a destacar es que el electorado de izquierda casi alcanza en voto al centro-derecha, por lo que Macron es preferido entre la izquierda frente a la derecha.

alt

En un intento de profundizar en el análisis del votante confesional y de los jóvenes en Francia, tenemos estas dos tablas también realizadas por el Institut, que nos permiten concluir que Emmanuel Macron y En Marche! aglomeran una gran parte del voto católico y joven, siendo la tercera opción elegida por los católicos tras Marine Le Pen y François Fillon, quienes consiguen congregar a más del 50% del voto católico tanto practicante como no practicante. En cuanto a los jóvenes, vemos cómo Macron es, tras Marine Le Pen, la opción favorita con un 28% de apoyos, a tan solo un punto de la líder del Frente Nacional.

alt

alt

Finalmente, en cuanto a la distribución geográfica del voto, vemos como la mayoría del electorado se encuentra en las grandes ciudades, obteniendo los mejores resultados en municipios con más de 200.000 habitantes, concentrándose su voto en la Bretaña francesa (este gráfico ha sido extraído del diario Le Monde).

alt

Como se ha podido observar a lo largo del análisis, ambos partidos comparten un perfil de votante casi idéntico, nutriéndose ambos de un electorado con alto nivel de estudios y de clase media o media-alta. Un votante joven, mayoritariamente comprendido entre las edades de 18-34 años, enmarcado en el centro político o en el centro-izquierda o centro-dercha, con núcleo electoral en las grandes ciudades, con una mayoría de votantes confesionales, por parte de Macron, lo cual casa con los registros de Ciudadanos, dado que el 75% de sus votantes se declaran católicos.