TodЛs somos políticЛs. TodЛs hacemos política.

Entrevista hecha junto a Júlia Díez Sayol

Si nos imaginamos el estereotipo de diplomático en nuestra cabeza, poca gente diría que un político de En Comú Podem favorable al referéndum en Cataluña encajaría con facilidad en el perfil. Pero ese es el caso de Ernest Urtasun Doménech (Barcelona, 1982) para quien ser diplomático es su "profesión a la que regresar cuando termine la política". Economista de formación y Eurodiputado del Partido Verde Europeo, Ernest encara sus segundas elecciones a la Eurocámara, aunque esta vez concurriendo con Podemos. Recibidos en su despacho en Bruselas, el mismo que en su día tenía Raúl Romeva y al que hay que llegar pasando por un futbolín de cartón que decora los despachos de los verdes, hablamos con él sobre el auge reciente del partido verde, la Unión Europea, Cataluña y muchas cosas más.

Diplomático de carrera perteneciente a En Comú Podem ¿No habrá muchos como usted en el Ministerio no?

A veces me preguntan con sorpresa como es posible ser diplomático y cercano a Podemos, y aunque oficialmente no soy el único diplomático cercano a Podemos, es verdad que en el armario hay muchos más. Hay que asumir que España ya no es un país con dos grandes partidos, sino un sistema a cuatro donde es normal que en la administración haya simpatías por los partidos que existen en el país.

"Siempre me ha obsesionado tener una profesión al margen de la política, porque los políticos que empiezan en esto relativamente jóvenes sin haber hecho nada antes, acaban siendo un problema para su formación"

En ocasiones ha dicho que no querría hacer más de dos legislaturas en el Parlamento Europeo ¿Se plantea volver al cuerpo diplomático después?

Para mí la condición de diplomático es mi profesión a la que regresaré cuando termine la política, y  creo que es un cuerpo donde trabajé muy cómodo con profesionales magníficos, aunque evidentemente estaría más a gusto trabajando con el gobierno actual que con el anterior. Debo decir que siempre me ha obsesionado tener una profesión al margen de la política, porque los políticos que empiezan en esto relativamente jóvenes como yo sin haber hecho nada antes, acaban siendo un problema para su formación. Llega un momento en que tu circunstancia de no tener donde ir cuando termina tu carrera política pesa más que cualquier otra cosa, sobre todo en las carreras actuales que van más deprisa y donde en 10 años estas ya amortizado. Aquellas carreras largas como las de Felipe González o Pujol, afortunadamente, ya no es lo que se encuentra.

¿Cómo pensaba Ernest Urtasun cuando era estudiante universitario?

Yo vengo de familia comunista y progresista con padres militantes en el PSUC y por tanto siempre he estado vinculado a la política desde pequeño. Pero ha habido varios momentos que marcaron mi pensamiento en aquellos años. Por ejemplo, la llegada de Aznar al gobierno con la Ley de educación de la entonces Ministra Pilar del Castillo –a quién me encuentro aquí en el Parlamento y le digo “cuantas manifestaciones te hice, Pilar”. Y por supuesto los foros sociales europeos que surgieron con el movimiento altermundista en la cumbre antiglobalización de Seattle. Luego paré para centrarme en mi vida profesional, preparar las oposiciones y ejercer como diplomático. Pero fue solo un paréntesis porque llevaba desde los 16 años involucrado en política.

¿Y en qué han cambiado sus ideas desde entonces?

Creo que ahora soy más europeísta de lo que era antes. Siempre lo he sido, pero hoy mucho más que nunca. Hace 10 años tenía una visión mucho más crítica y exigente con Europa, y ahora, tras haber visto el trabajo en el Parlamento Europeo creo que nos jugamos mucho con su futuro. A la Unión Europea hay que exigirle mucho, pero también hay que cuidarla, sobre todo frente a los ataques y auge de la extrema derecha. La UE es un tesoro al que cuidar y a veces tengo la sensación de que es algo que nuestra generación y la vuestra ha heredado, y por tanto tenemos el derecho a que traspase a las generaciones posteriores. En eso quizás he adaptado mi visión.

"No me convence la alianza de partidos europeístas que plantea Macron. Para mí la peor forma de hacer europeísmo es el conformismo con el estado de las cosas, y Macron representa una excesiva continuidad de las políticas hechas estos últimos años"

Sin embargo, no parece convencerle mucho la idea de una gran alianza de partidos europeístas como la que planteó Macron.  

Ni a mí ni a los verdes en general, aunque eso no quita que podamos llegar a acuerdos puntuales. No me convence porque para mí la peor forma de hacer europeísmo es el conformismo con el estado de las cosas. Decir que quienes critican a la UE desde fuera no tienen razón me parece una mala manera de hacer europeísmo, porque defender la UE hoy es querer transformarla, democratizarla y desarrollar su agenda social. Sin agenda social ni democratización el proyecto europeo va a tener muchas dificultades en los próximos años. Sin el pilar social europeo que se ha anunciado, pero no se ha desarrollado, la gente percibe que la UE no está respondiendo al sufrimiento social. Y Macron para mí representa una excesiva continuidad de las políticas hechas en los últimos años que creo que no le hacen ningún favor a la UE. En cambio, me gusta ver que los verdes, que son de las familias políticas más europeístas, crezcan en toda Europa. Supone un europeísmo renovado con ganas de transformar, y ese es el europeísmo que me representa.

"Los llamados perdedores de la globalización no están votando verde, y ahí tenemos un reto. El reto es poner de acuerdo distintas expresiones en un nuevo proyecto europeo: Que los verdes alemanes, junto con Syriza, Podemos y Bloco seamos capaces de imaginar una nueva Europa"

Gran aumento de los verdes en las elecciones regionales alemanas y las locales en Bélgica. Pero parece que en el sur de Europa no cala ¿Diría que hay una “ola verde” o tal vez no sea más que una ligera marea?

Sí hay una ola verde, pero hay que saber leerla bien porque ni es transversal ni la encontramos en toda Europa. Es un fenómeno social muy urbano de clase media ilustrada, de votantes que a veces votaban socialdemócrata o incluso a la derecha y que ahora ven en los verdes a su opción favorita. ¿Porqué? Porque la ven como una opción de sociedad abierta frente al repliegue nacional de muchas derechas, como una papeleta nueva frente a una socialdemocracia que ha envejecido. No obstante, es importante decir que esto ha ocurrido al norte del Ring y en las ciudades fundamentalmente entre las clases más ilustradas, mientras que los llamados perdedores de la globalización o la gente más depauperada no está votando verde, sino extrema derecha.  Es ahí donde tenemos un reto, y alguien tiene que ir a buscar este voto, no sé si la socialdemocracia renovada o nosotros, pero alguien.

Esta situación es sin embargo distinta a la del sur de Europa, donde por la dureza de la austeridad hay más una ola de impugnación. Pero esa impugnación no tiene por qué ser antieuropea, como es el caso de Syriza y Podemos, partidos que sí han sido capaces de captar el voto de la gente pauperizada. El reto es poner de acuerdo esas distintas expresiones en un nuevo proyecto europeo: Que los verdes alemanes, junto con Syriza, Podemos y Bloco seamos capaces de imaginar una nueva Europa.

Pero Podemos ha sido bastante más crítica con Europa que por ejemplo su partido ICV

Pero aun así Podemos no es el Cinque Estelle, y me atrevería a decir que no es Jean-Luc Mélenchon. En estos momentos representan un europeísmo crítico pero en defensa del proyecto europeo, y eso creo que Podemos lo tiene claro. Es positivo que un partido que viene de la impugnación crea que hay que cambiar las cosas con Europa, pero no contra Europa.

Se dice que hay dos tipos de verdes, los verdes “sandía”, verdes por fuera y rojos por dentro, y los “mango”, más liberales ¿Cómo se lleva con los "mangos"?

No diría que somos dos grupos, sino dos expresiones distintas: Una con un enfoque más liberal y otra con uno más socialista. Lo importante es que somos capaces de encontrar un denominador común entre ambas y, cuando miras las estadísticas, somos el la fuerza política que en el Parlamento europeo vota más unitariamente, por encima incluso de los socialdemócratas o del Partido Popular europeo. La verdad que nuestra relación es muy buena.

"En ocasiones encuentro cosas en común con los democristianos en el Parlamento Europeo que en España sería imposible con el Partido Popular"

No es raro que el partido verde en Alemania llegue a acuerdos con el CDU de Angela Merkel, pero tú y tu partido no sois nada partidarios de pactar con el PP ¿Cuál es la diferencia?

Sonará un poco duro, pero creo que los democristianos en Europa y los conservadores españoles son algunas veces muy distintos. En ocasiones encuentro cosas en común con los democristianos en el parlamento europeo que en España sería imposible porque el Partido Popular en España está más a la derecha que muchos otros partidos que forman el EPP, y ahora con Casado todavía más que con Rajoy.

Aún así, no vengo de una trayectoria que encuentre normal llegar a acuerdos de gobierno con partidos de derecha, eso es cierto. Y también es verdad que en el contexto alemán, aún habiendo intentado llegar a acuerdos sentándose con ellos, cuando empiezan a hablar sobre cambio climático, políticas sociales o la UE, no hay denominadores comunes con el CDU. Reinhard Bütikofer, que estuvo en las negociaciones me lo ha dicho muy claramente: Intentamos llegar a un acuerdo, pero a nivel de contenido era imposible. A nivel de gobierno es muy difícil incluso para los alemanes.

En 2017, el Caucus Progresista del que usted formó parte publicó un documento alternativo al White Paper de la Comisión donde llamaba reforzar el pilar social de la UE. Sin embargo, muchas de las competencias en material social, como la seguridad social, dependen de los Estados Miembros y habría que cambiar los Tratados ¿Cómo profundizar en un mayor pilar social  cuando las competencias de la UE en esta materia son subsidiarias?

Es cierto que la seguridad social es competencia de los estados miembro, pero se podría proteger cuando en las recomendaciones que hace la UE a los estados no se pida recortes en seguridad social en nombre de la austeridad.

Aún con eso, se pueden hacer muchas cosas que nos permiten los Tratados sin cambiarlos. Podemos armonizar estándares sobre conciliación de vida laboral y familiar, haciendo obligatorio tener dos semanas obligatorias de permiso de paternidad. También crear un seguro de desempleo a nivel europeo que serviría en países como España donde hubo momentos en que la mitad de los desempleados no tenían ninguna cobertura. Un tercer ejemplo sería un salario mínimo. Es verdad que no se puede crear un salario mínimo homogéneo a nivel europeo cuando las economías son tan distintas, pero se pueden establecer reglas sobre como calcular el salario mínimo en base a criterios como PIB per cápita o el crecimiento económico.

"El BCE hoy se parece más a lo que un banco central debería de ser gracias a que Draghi le gano la batalla a los halcones de muchos bancos centrales"

Como miembro de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios ¿Cree que debería abordarse una reforma del BCE?

Yo he sido muy crítico con muchas cosas del BCE, como la situación de Grecia. Pero es verdad que Draghi ha hecho una cosa muy bien: Imponerse a los halcones que no querían que el BCE interviniera en los mercados secundarios de deuda, porque no sé donde estaríamos hoy si los halcones del Bundesbank hubieran conseguido su objetivo y no se hubiese intervenido. La prima de riesgo empieza a bajar no solo por la declaración de Draghi en Londres, sino porque luego empieza a intervenir los mercados de deuda. Y esto ha sido muy positivo.

Pero hay muchas reformas que debieran hacerse: Habría que democratizarlo, haciendo que el Parlamento europeo tenga un voto vinculante en su elección. La sacrosanta independencia del BCE y la política monetaria es excesiva. También habría que hacer la política monetaria más ecológica. Parece que no tiene nada que ver pero si cogemos el programa de compra de activos, el famoso QE, vemos que a través de este programa hemos financiado a mansalva a la economía del carbón y empresas que están vinculadas a energías fósiles. Si compras deuda de este tipo de empresas estás saboteando los esfuerzos que la Comisión hace para cumplir los Acuerdos de París, habiendo podido utilizarse esos fondos para comprar activos que favorezcan la transición ecológica. Y luego hay otro tema sobre la supervisión financiera. El mecanismo único de supervisión deja mucho que desear. Esta permitiendo de nuevo a la banca hacer inversiones de demasiado riesgo y una exposición al inmobiliario demasiado elevada.

Con eso y con todo hay que decir que el BCE hoy se parece más a lo que un banco central debería de ser gracias a que Draghi le gano la batalla a los halcones de muchos bancos centrales.

"La rebelión es un tipo penal pensado para que dos militares cojan dos metralletas, asalten un cuartel e intenten tomar el control de una ciudad por la fuerza"

Hablemos de Cataluña. La acusación de la Fiscalía ve delito de rebelión y pide más de 20 años para algunos líderes independentistas.

Sobre los encarcelamientos estoy absolutamente indignado. La rebelión es un tipo penal pensado para que dos militares cojan dos metralletas, asalten un cuartel e intenten tomar el control de una ciudad por la fuerza. Esto no lo digo yo, sino Diego López Garrido, ponente de la reforma del Código Penal que actualizó el delito de rebelión. Por eso ningún tribunal europeo que ha tenido que analizar esto se lo ha tragado. Y la prisión preventiva lo mismo, cuando muchos de ellos podrían haberse largado como hizo Puigdemont. Veremos en qué queda. Yo espero que en el juicio se demuestre que no ha habido rebelión, pero si al final hay condenas en la línea de lo que ha pedido la Fiscalía, no nos quedará más remedio que ir a una solución política de un caso judicial como es el indulto. Si alguien cree que se puede solucionar el problema catalán teniendo a políticos 20 años en la cárcel está equivocado. También hay expertos que hablan de una amnistía, aunque eso sería más complicado desde un punto de vista técnico. La verdad no vivo bien lo de los presos, entre otras cosas porque tengo amigos ahí dentro y no puedo evitarlo.

Dimisión de Doménech primero y Alemany después. ¿Está En Comu Podem debilitado?

Al partido le ha conmocionado un poco la salida de Doménech. Ha provocado cambios en el grupo parlamentario que hay gente que lo digiere mejor y otra peor, y genera un ruido y cierta sensación de crisis interna. Pero veo a En Comu Podem haciendo unas muy buenas elecciones municipales, europeas, y creo que generales también, en gran parte por la propuesta de Presupuestos Generales donde se ve mucha mano nuestra en inversiones para Barcelona y Cataluña.

En una palabra

  • Europa: Nuestro futuro.
  • Merkel: No lideró las reformas europeas que debió liderar.
  • Sánchez: Buen socio y buena oportunidad para España.
  • Libro: Por el Bien del Imperio de Josep Fontana.
  • Sueño: Reconstruir un proyecto europeo ilusionante para las generaciones jóvenes que vienen detrás.
  • Miedo: Dejarle a mi hijo una Europa destruida.