/

Clara Serra: "El feminismo no necesita estar apellidado"

Aunque el paso del mundo de las ideas al de la acción política nunca fue algo fácil, para Clara Serra Sánchez (Madrid, 1982) un pensador político que no se enfrente a la práctica "acaba anquilosado". Licenciada en Filosofía y Letras, esta "Hipatia" de Podemos dejó hace años las aulas de secundaria y bachillerato donde impartía clases para ser parte activa de la política española, con la intención de cambiar las cosas pero también con el miedo de "quedar atrapada por las lógicas de la política".

¿En qué momento de su juventud se le despertó el interés por la política?
Desde que tenía 13 años hablaba de política con mi padre. Él estuvo en la carcel durante el franquismo, y me contaba sus militancias e ideas, aunque ahora me las cuenta en pasado, ya que se ha hecho muy de derechas.

Dos hijas de Podemos en casa, y un padre votante del PP ¿Cómo son las sobremesas en familia?
Son tranquilas porque mi hermana y yo hacemos porque sean tranquilas, y porque hemos decidido dejar de hablar de politica cuando estamos todos, y hablar solo de cosas de familia.

La practicidad no erosiona las ideas, sino que es la piedra de toque de una idea política. Son las prisas las enemigas de las ideas

¿Qué supuso para usted el cambio de "filosofar" a hacer política?
Tuve la suerte de ser profesora de filosofía casi desde el primer año que terminé la carrera y me encantaba, lo hacía por vocación. Una de las cosas que mas me gustaba de ser profesora era contar cosas de una manera que se pueda entender y comunicar ideas con alumnos adolescentes que no están en tu mismo mundo. El hacer comprensibles cosas complicadas, y eso me gusta de la política, hablando un lenguaje que todo el mundo pueda entender y donde hay que hacer un esfuerzo pedagógico para hacer que la gente entienda lo que propones.

¿No cree que pasar de la teoría a la acción política erosiona las ideas?
La practicidad no creo que mine las ideas, de hecho, creo que es la mejor manera de estar constantemente repensando por qué hay que seguir tus ideas, o si son esas ideas las que tienen que regir tu acción política. Hay pensadores políticos que por no enfrentarse a la práctica acaban muy anquilosados, y por ello para mí la practicidad es una piedra de toque de una idea política. Las prisas son las enemigas de las ideas.

¿Se identifica Podemos como parte del "precariado"?
Nosotros somos una generación consciente de que nuestra manera de estar en la sociedad y en el mercado laboral es muy diferente a la de nuestros padres. Lo que más caracteriza la vida de todos nosotros es la precariedad: pasar de no tener contratos, o trabajar de contrato en contrato, y sin tener muchas expectativas de futuro. La precariedad es el síntoma mas generalizado de nuestra generación.

A partir de ahora el feminismo será algo que se disputen incluso los partidos políticos de derechas

La manifestación del 8-M fue un éxito total de convocatoria y participación. Pero ¿En qué cree que va a ser un punto de inflexión?
Creo que va a suponer un salto cualitativo de muchos efectos en cuanto a la hegemonía del feminismo en el nivel político. El feminismo lleva muchos años construyendo hegemonia a nivel muy visible. Por ejemplo, Zara o H&M han empezado a vender camisetas donde pone "Soy feminista" y se compran mucho. Pero a partir de ahora el feminismo no solo lo va a disputar Inditex haciendo camisetas, sino incluso los partidos políticos de derechas. Tras la manifestación vimos políticos del PP poniéndose el lazo morado, y hasta algúno que otro declarándose feminista, una cosa impensable hace unos años. Hemos asentado un nivel de hegemonía y convencimiento impensable hasta hace poco.

Es importante que las feministas no se dediquen solo al feminismo en un partido, que sean transversales, porque sino, se quedan encasilladas

¿Todavía nota usted el machismo en la política?
La política forma parte de la sociedad, y la sociedad sigue siendo muy desigual, pero es que, además, la política es un espacio de poder, donde hay mucha guerra por ese poder. Eso es innegable y hace que haya muchas dinámicas de desigualdad a las que, si no le pones remedios, medidas y contrapesos, hace que la desigualdad y el poder en manos masculinas campe a sus anchas. Nosotros montamos un partido desde cero, y eso es un buen experimento, porque aún en nuestro caso hay dinámicas de desigualdad, donde los portavoces siempre son hombres, y lo que hacen las mujeres es lo mas invisible. Se necesitan medidas para revertir esas dinámicas.

Foto-4

¿Qué medidas,por ejemplo?
Hay muchas, y nosotras llevamos pensando en ellas desde los orígenes. Una de ellas fue la de las listas cremallera, y nos dimos cuenta de que, para el momento actual, son necesarias listas cremallera donde pueda haber dos mujeres seguidas, pero no dos hombres. También me parece especialmente importante revertir la sectorialización de las mujeres feministas en una organización, esto es, que las feministas no se dediquen solo a feminismo en un partido, y eso es muy dificil, pero es muy importante que nunca se queden encasilladas, que no solo sepan de igualdad, sino también de cosas como economía, para que así el feminismo sea transversal.

En casi todas las fuerzas políticas se defiende la igualdad real entre hombres y mujeres, sin embargo, luego todos los liderazgos son masculinos. ¿Hay una especie de “despotismo feminista” en el cual “todo es para las mujeres, pero sin las mujeres”?
Si, efectivamente es así. Nosotras, las mujeres de Podemos, cuando nos juntábamos para compartir experiencias, una de las cosas que haciamos era intentar influir en la organización a través del sentido el humor. Una de las maneras de encasillarnos a las feministas era como las señoras enfadadas que siempre echan broncas por la ausencia de mujeres y porque siempre hablaban hombres, y ese tipo de papel mina mucho nuestra autoridad. Entonces creemos que es importante que las feministas hagamos sentido del humor e influyamos en el partido a través del sentido del humor. Teníamos imágenes graciosas que utilizábamos cuando teniamos actos de feminismo y solo hablaban hombres, como un sticker en el que aparecía Gérard Depardieu diciendo “Yo inventé la feminización de la política”. Era una forma de decir que no podía ser que las mujeres no estuvieramos presentes, pero había que decirlo riéndonos, y resulta que tenía mas efecto que decirlo enfadado.

No sería descabellado decir que estamos ante una cuarta ola del feminismo. Creo que el feminismo tiene autonomía y agenda propia como para no necesitar apellidos

¿Con qué idea de feminismo comulga más, el feminismo de la igualdad, el radical, el socialista, ecofeminismo, el de la diferencia?
La verdad no sabría decirlo. Yo creo que no sería descabellado decir que estamos ante una cuarta ola del feminismo. Creo que el mundo ha cambiado mucho respecto a lo que llamamos el feminismo de generaciones pasadas, que desde luego tuvieron debates interesantisimos y que son actuales hoy, pero creo que estamos en un momento mundial diferente. Me identifico más con alguien que lee muchas cosas de todas las autoras y de todas las epocas, pero no tengo una corriente adscrita. Creo que el feminismo tiene autonomía y agenda propia como para que sea una corriente que no necesite estar apellidada.

En ocasiones, el principal rechazo a muchas propuestas feministas no está entre los hombres, sino entre las mujeres. Quien argumentó en Cortes contra Clara Campoamor a la hora de aprobar el derecho de voto de las mujeres no fue un hombre, sino otra mujer como Victoria Kent. ¿Tiene usted a veces la percepción de que existe más machismo entre las mujeres que feminismo entre los hombres?
A ver, yo creo que el machismo es una cosa que el propio feminismo identifica como un prejuicio milenario. Llevamos muchos siglos y milenios de historia patriarcal, y en ese sentido es una cosa que está incorporada tanto por hombres como por mujeres. Las propias mujeres también podemos ser machistas, pero no diría que el machismo está mas presente en las mujeres mujeres o que es más censurable cuando una mujer es machista que cuando lo es un hombre, porque produciría, en cierto sentido, una estigmatización de las mujeres, aunque obviamente las mujeres podemos reproducir parte de este problema.

Para mi el lenguage inclusivo no es un desdoble permanente de los nombres y los artículos, sino utilizar el masculino o el femenino de forma inesperada en las palabras

Sobre el uso del lenguaje inclusivo. Hay estudios que señalan que cuando los profesores en el colegio hablan de “chicos y chicas”, las diferencias entre ambos tienden a acentuarse. ¿Puede ser que el lenguaje inclusivo acabara polarizando más y ser contraproducente?
Es muy interesante, y hace poco leí algún estudio que decía eso. La verdad, no lo sé, porque lo he oido recientemente y estoy dispuesta a creérmelo si hay pruebas de eso. De todas maneras, para mi el lenguaje inclusivo no es tanto un desdoble permanente de los nombres y artículos, porque aparte de ese riesgo que comentáis, llega un punto que se normaliza y se pierde parte del objetivo político que tiene el lenguaje inclusivo que es violentar el lenguaje, es decir, hablar de forma que visibilizas una cosa porque esta oculta normalmente pero la visibilizas con una ruptura. Me parece mas estratégico y tiene mas sentido utilizar el masculino con algunas palabras y el femenino con otras, como las que son inesperadas, y que si no lo dijéramos así los políticos siempre serían hombres y las enfermeras mujeres. Y por otra, también existen palabras neutras que a veces me parece mejor utilizar. Yo no entiendo por qué el lenguaje inclusivo tiene que ser repetir todo el rato masculino y femenino incansablemente en todas las partes, porque puede no ser efectivo.

Foto-6

Nos gustaría conocer la postura de Clara Serra respecto a algunas cuestiones:

Prostitución
Un tema muy polémico y con el que no tengo una postura abolicionista, aunque he de decir que me he sentido muchas veces incómoda con el planteamiento del debate. Es un tema que nos ha enfrentado mucho a las feministas, y un debate que se ha simplificado y polarizado hasta unos extremos que han impedido un entendimiento mutuo.
No me reconozco en absoluto como una abolicionista, básicamente porque creo que es una postura ingenua. Ninguna postura ha demostrado que pueda abolirse la prostitución, porque incluso si persigues al cliente al final haces que las propias prostitutas se vean obligadas a negociar en peores condiciones y esconderse de la policía, y que la policía sea el enemigo. Soy consciente de que la prostitución es un escenario patriarcal, pero creo que lo que se debe hacer es dar a las mujeres mas herrmientas para que sean mas autónomas y fuertes que un cliente o un proxeneta. No me siento vinculada al abolicionismo, pero tampoco pinto de rosas el trabajo de la prostitución.

Pornografía
A mi me parece un poco preocupante que algunas feministas muy abolicionistas crean que hay que prohibirla, pero creo que está bastante superado. Claro que es muy machista y que hay que cambiarla, pero no prohibirla. Pienso que es una industria hecha por hombres para los hombres, y que debería ser diferente, sin humillación ni dominación patriarcal, sino con otros modos de pronografía donde sean las mujeres las que lo puedan hacer y producir.

Gestación Subrogada
Me parece un tema sobre el que las feministas hemos debatido poco en público y no ha habido suficiente debate social. Sí que diría, y en esto no estoy de acuerdo con la postura de mi partido sino más con la de partidos como Bildu, que hay que prohibir la mercantilización y el mercado privado, y sin embargo posibilitar excepcionalmente una gestación altruista que no sea como un contrato privado, sino con una empresa pública que asegure que no hay intercambio económico o incluso que no se conozcan los gestantes y los padres. Y he oído… ¿Y qué mujer va a gestar altruistamente si no hay interés económico? Aunque haya solo seis en todo el año, ¿no van a poder? De hecho, si eso ocurriera y hubiera solo 6, ese sería el mejor argumento contra Ciudadanos, cuya propuesta no es la gestación subrogada, sino la comercialización del cuerpo de las mujeres.

¿Por qué decidió apoyar a Iñigo Errejón en Vistalegre II? ¿Sería a día de hoy distinta la situación de Podemos si hubieran ganado sus tesis?
A ver, he de decir que la lista era de Iñigo Errejón, pero las propuestas, las feministas por lo menos, eran nuestras. De hecho, el equipo de Errejón presentamos tres documentos: El político, el organizativo y el feminista, y no se suele comentar que el feminista es el que más votos sacó de los tres, más incluso que el político de Errejón, eso quiero que quede dicho (ríe).

Y si hubiera sido distinto… Hubo un debate político real, con lealtad personal, pero firmeza en la ideas. Dos rumbos distintos, y sí, si hubiera ganado el otro, la situacuión hubiera sido distinta ahora.

¿En qué se diferenciaban las propuestas?
Había un debate sobre como se convence a la mayoría, o si convencer a la mayoría es el proyecto; cómo se interpela y llega a esa mayoría, sobre si queríamos ser un partido de mayorías o quedarnos en nuestro hueco de la izquierda. Y claro, detrás de cómo convencer a la mayoría y llegar a ellos, hay un montón de debates políticos. Por ejemplo, si la mayoría se identifican como clase popular, debate bajo el que subyacen muchas cuestiones, pues económicamente muchos pueden ser clase popular, pero ellos no se identifican como tal. Una de las paradojas de la política actual es como Izquierda Unida entre sus votantes tiene gente de mucho dinero, mientras PP y PSOE tienen gente económicamente peor posicionada. Es decir, ¿puede ser que cuando tienes un discurso de clase en realidad te está votando clase media universitaria como es el votante medio de IU? Pues puede ser, porque no solo por nombrar una cosa haces que exista.

¿Que actitud se debe adoptar con obras de arte machistas como las que han aparecido en Hollywood con gente como Woody Allen?
El feminismo nunca puede prohibir o impugnar obras de arte. Muchas de ellas transmiten una sociedad machista, tanto la presente como la pasada, pero no puede ser una razón para prohibir nada. El feminismo tiene que dar herramientas críticas para que cuando veamos el arte podamos valorar de forma adecuada.

En una palabra:
- Líder, histórico o actual: Bernie Sanders.
- Un discurso político: Clara Campoamor en las Cortes.
- Un libro: Crimen y Castigo.
- Un sueño: Ir a América Latina un año y recorrerla.
- Un miedo: Quedar atrapada por las lógicas de la política, en vez de entrar para cambiar las cosas.