/

Criptomonedas (II): El caso Litecoin

En el artículo anterior hablábamos de cómo funcionaba una criptomoneda y sus desafíos. Uno de sus mayores retos es la dependencia de las criptomonedas a la red Bitcoin. Desde su creación Bitcoin ha sido la criptomoneda que ha acaparado toda la atención. Pero recientemente tras la duplicidad de la red Bitcoin, el ban chino a las ICOs, el elevado precio de la Bitcoin y su relativa lentitud de transacción, está transformando a la Bitcoin en una moneda de reserva, como lo es el oro. Este vacío que deja la Bitcoin como criptomoneda de pago y uso, ha sido y es objeto de lucha entre otras diferentes redes. Es el momento en el que otra red se alce. Y aunque algunas han conseguido ser bastante notorias publicitariamente (Ethereum, DogeCoin), es la primera vez que surge una moneda con un rol por ocupar: Hablamos de Litecoin.

Litecoin fue introducida el 13 de Octubre de 2011 por el ingeniero Charlie Lee y su equipo. Tuvo un gran éxito en sus primeros años rondando los 5$, hasta que a finales de 2013 debido la crisis que en aquel momento sufría Bitcoin, despegó su precio de forma temporal hasta los 60$, para estabilizarse a posteriori durante años alrededor de los 4$. Recientemente tras el alzamiento de Bitcoin y la muy reciente duplicidad de la red Bitcoin, la moneda Litecoin se ha elevado en notoriedad, hasta tal punto de convertirse en la "hermana menor" de Bitcoin, con un precio cercano a 75$.

Litecoin es una red descentralizada digital que usa un sistema peer-to-peer para verificar y procesar transacciones. El software Litecoin es completamente de código abierto, lo que permite a cualquier desarrollador modificar el protocolo y desarrollarlo a su gusto creando y experimentando con copias del mismo. La capacidad de modificar los protocolos de la red Litecoin requieren el completo acuerdo entre toda la red tanto usuarios como desarrolladores.

Hasta aquí no hemos comentado ninguna característica de la Litecoin que no sea generalista de todas las criptomonedas. Por supuesto, Litecoin tiene sus peculiaridades, y estas radican en cómo funciona económicamente. Siendo la primera de ellas la velocidad de confirmación de los bloques; dos minutos y medio. Lo que la diferencia enormemente de Bitcoin (10 minutos). Esta mayor velocidad, y la intención de su creador en que tarde el mismo tiempo que Bitcoin en ser minada completamente, hace que la cantidad total de Litecoins que puedan ser minadas sea de 84 millones, es decir, 4 veces la oferta de Bitcoins. Como resultado, tenemos una moneda fuertemente ligada a la Bitcoin, con las mismas características, pero con 4 veces su oferta, y 4 veces su velocidad de transacción. Lo que la vuelve ideal para asumir el rol de "plata", ante el oro; Bitcoin. Debido al diseño del sistema, la recompensa del minado de Litecoins es reducido a la mitad cada 4 años y resulta cada vez más complicado de minar, ya que quedan menos monedas para ser minadas. Estos efectos trabajan juntos para dar a la Litecoin una curva de producción similar a la de muchos otros recursos, como la plata. En el futuro el límite de producción de las Litecoins será alcanzado y los mineros solo ganaran beneficios de las tasas de transacción. En ese caso el rol de los mineros será vital como aquellos que se aseguren de comprobar la verificación de la Litecoin, impidiendo que la blockchain pueda corromperse.

alt

Fuente: Lee Kuo Chuen, David, Handbook of Digital Currency: Bitcoin , Innovation, Financial Instruments and Big Data (2015, primera edición). Academic Press.

El número de comerciantes físicos que aceptan Litecoin se mantiene relativamente alto entre las criptomonedas debido a su similitud de código y su acercamiento publicitario a la Bitcoin. Ya sea comprada a través de una máquina expendedora o un sitio online. Las Litecoin son almacenadas en una cartera, pero en la cartera no se almacenan Litecoins, sino las llaves privadas para poder acceder a las Litecoins y firmar transacciones. Por lo que estas llaves han de ser almacenadas con medidas de seguridad procedentes.
La seguridad de la tecnología usada es apoyada mediante algoritmos de elevada complejidad y tiene un historial de seguridad impoluto. Debido a la naturaleza de código abierto, el código Litecoin es mejorado por los desarrolladores mediante el consenso de todos los nodos de la red. Este sistema criptográfico de código abierto es una modificación más descentralizada de SHA-256, el código de la red Bitcoin; que es usado para generar direcciones Litecoin, firmar transacciones y verificar pagos. Usa un algoritmo asimétrico que crea dos llaves separadas pero conectadas entre sí, una es pública y accesible desde cualquier punto de la red Litecoin, la otra es privada y debe ser mantenida secreta y segura. Lo interesante del sistema es que las transacciones pueden ser verificadas usando solo la llave pública, sin compartir la privada en ningún momento.

Debido a esto la Litecoin es una moneda pseudoanónima, ya que el registro de la transacción queda grabado en la blockchain, llegar a la llave pública no es complicado, y bastantes usuarios están relacionados con sus llaves públicas. Ahora bien, este conocimiento no tiene por qué ser dominio público y la mayoría de transacciones se efectúa sin que ninguna de las partes conozca la identidad de la otra. Aun así, si no existe link alguno, no debería ser difícil para alguien con las herramientas adecuadas descubrir la identidad detrás de la llave pública.

Los principales beneficios de la Litecoin son la libertad de pago a bajo coste y alta velocidad, especialmente tras la adopción de Segwit el pasado Marzo. Todo pago puede ser procesado sin coste. Esto es posible gracias a la inexistencia de un intermediario. Los usuarios tienen control total sobre sus Litecoin con la libertad de envío y recibo que conlleva. Usar criptomonedas supone un ahorro a los comercios debido a que el uso de los sistemas actuales digitales tienen costes elevados ya sea por la creación de una cuenta, o las tasas de pago; lo que disminuye los incentivos a aceptar tarjetas. Esta moneda aumenta los incentivos a aceptar tarjetas, puesto que se reducen los costes de las tasas y no es necesario crear y mantener una cuenta bacaria, lo que añade otro coste.

El precio de las Litecoins fluctúa según eventos digitales y reales, siendo los cambios de precio recientes similares a los de una burbuja especulativa tradicional, lo que suele pasar cuando el optimismo de los medios atrae a inversores. Además los comerciantes que usen la Litecoins la cambian a valor Fiat rápidamente. Esto hace especialmente difícil valorar cuan buena es la Litecoin como inversión. Una teoría general es que la alta volatilidad actual tiene que reducirse con el tiempo, contra más uso tenga la moneda.

alt
Fuente: CryptoCurrency Market Capitalizations

La enorme relación entre Bitcoin y Litecoin debería provocar que sus precios estén fuertemente correlacionados. Esto no ha sido así en la historia, debido a que el rol de la Litecoin como moneda complementaria a la Bitcoin no había sido tomado en serio por los inversores hasta que la Bitcoin empezó a comportarse de forma similar a una inversión refugio. Por ello, si miramos el gráfico no se aprecia relación alguna. Aun así y debido a la creciente demanda de Litecoins podemos estimar teóricamente que esta demanda al largo plazo debería ser la misma a la de Bitcoin, funcionando ambas como si fueran la misma moneda. Esto provocaría, que al largo plazo su precio deba ser un 25% del de Bitcoin. Por supuesto en práctica, esto no será cierto, ya que son monedas diferentes, y las demandas difícilmente pueden ser la misma, especialmente cuando Bitcoin ha acaparado la atención del mercado. Aun así la tendencia teórica en el muy largo plazo debería ser al alza hasta ajustar su precio a la expectativa: que el cambio Bitcoin-Litecoin sea de 1 a 4. En el pasado cuando la expectativa de compra de Bitcoin no era la de realizar una inversión refugio, su precio ha estado fuertemente correlacionado con la dificultad de minado de nuevas monedas. Recientemente esto ya no es así, pero debido al rol que Litecoin está tomando ahora, podríamos estimar que su precio tendrá una correlación con la dificultad de minado, en la misma medida que Bitcoin lo tenía en el pasado. Estas dos tendencias deberían explicar a largo plazo la variación de precio de Litecoin.

Hablando en el corto plazo, el aumento de la emisión de moneda nacional o la ampliación de el techo de gasto, provoca subidas de precio. Debido a que los inversores interpretan esto como una devaluación de la moneda Fiat ante las criptomonedas, teniendo esta oferta fija frente al Dólar, Euro, Yen... Además debido también al carácter joven de las Criptomonedas, su demanda potencial no está enteramente explotada. Cada vez que los reguladores nacionales expresan la intención de regulación de las Criptomonedas, su precio varía, ante el potencial de más accesibilidad a la moneda, lo que aumentaría su demanda. Este es el caso de Corea del Sur, Australia y Japón recientemente. Y a la inversa el caso Chino, un país que benefició el crecimiento de la Litecoin este verano pero que tras su prohibición de las ICOs ha golpeado fuertemente esa misma ola de momento. Conforme pase el tiempo la demanda de Litecoin y otras monedas, debería aumentar. Y debido al carácter fijo de su oferta, el precio aumentará en la misma medida.

En resumen, todo evento que pueda provocar que inversores inactivos inviertan, ya sea porque no conocen la moneda o por que el prospecto de las criptomonedas les parezca oscuro; aumentará la demanda y provocará una subida de precio. Debido a que las Criptomonedas tienen una ingente cantidad de inversores potenciales que no han invertido, la oferta fija de Litecoin y su relativo bajo precio conforme a su expectativa. Deberíamos esperar, ceteris paribus, un gran alza en su precio en los próximos 3 años.

Bibliografía:

Lee Kuo Chuen, David, Handbook of Digital Currency: Bitcoin, Innovation, Financial Instruments and Big Data (2015, primera edición). Academic Press.

Halaburda, Hanna, Digital Currencies: Beyond Bitcoin (August 28, 2016). Disponible en SSRN: https://ssrn.com/abstract=2865004