TodЛs somos políticЛs. TodЛs hacemos política.

Los padres de este término fueron Lipset y Rokkan en 1967: estos autores identificaron cuatro divisiones sociológicas que caracterizaban de forma significativa a los votantes como partidarios y detractores de diferentes postulados, al igual que a los partidos que votaban. De esta forma los principales clivajes existentes eran: propietarios-trabajadores, religiosos-laicos, urbano-rural y centro-periferia. Los más importantes en el pasado fueron los dos primeros: prácticamente en todas las democracias, sobre todo en las europeas, existe un partido democristiano y un partido socialista. Simplificando, el primero representaba a los religiosos (y propietarios), el segundo a los trabajadores (y laicos). Así, por ejemplo, en el Reino Unido los Conservadores representaban a los propietarios, mientras que los Laboristas a los trabajadores. En Italia, la Democracia Cristiana (como su propio nombre indica) agrupaba a los votantes más religiosos, mientras que el Partido Comunista Italiano a los laicos. En España, por otro lado, hemos observado claramente la aparición del eje centro-periferia, representando en este caso los partidos catalanes y vascos la periferia.

En las últimas décadas estos clivajes han ido perdiendo relevancia, a medida que nuestras sociedades se han ido secularizando y sus economías se han ido desindustrializando. Respecto al clivaje urbano-rural, en el pasado existían partidos agrarios de cierta relevancia en algunos países del centro y norte de Europa, pero que fueron perdiendo relevancia a medida que la agricultura perdía peso en la economía. Pese a ello, éste es un clivaje que está volviendo a recobrar importancia.

Lipset y Rokkan planteaban que los clivajes están congelados y estas divisiones se mantendrían en el tiempo. Sin embargo, las divisiones sociales son cambiantes y los partidos se esfuerzan por posicionarse ante las nuevas divisiones que aparecen, por lo cual es lógico que a los partidos tradicionales les cueste más adapatarse a los nuevos clivajes: siguen anclados en los antiguos y por tanto tratan de mantener a su electorado según dichos clivajes. Paralelamente, los nuevos partidos suelen basarse en la necesidad de representar la intersección de nuevos clivajes. Así, en los años 80 surgieron los partidos verdes en el contorno de un clivaje entre materialismo y post-materialismo, el cual se solapaba con la edad del votante: los más jóvenes apoyaban en mayor medida a los partidos verdes.

Con el paso de los años se ha ido formando un nuevo clivaje que ha solidificado una nueva división cultural entre cosmopolitas/globalistas y nacionalistas; es decir, entre defensores de la globalización que no rechazan la inmigración y detractores que priman la nación prefiriendo que la inmigración se reduzca. Si bien algunos clivajes se solapan entre ellos, especialmente en esta época convulsa que podríamos catalogar como coyuntura crítica, sólo el tiempo mostrará qué clivajes permanecerán en el tiempo y cuales acabarán disolviéndose o solapándose con otros.

Por lo tanto, los clivajes no son permanentes, pero sí bastante duraderos. Se produce un desalineamiento de los clásicos clivajes, pero también un realineamiento de nuevos clivajes, sobre todo en torno al eje transanacional. En el futuro seguirán surgiendo nuevos clivajes y otros se debilitarán. En mi opinión, su existencia es la garantía de vivir en una sociedad plural donde no reina el pensamiento único. Si sólo existiese un clivaje o todos los clivajes estuviesen solapados, la polarización tendería a aumentar, mientras que la existencia de varios clivajes que se cruzan entre sí reduce el riesgo de que ésta aumente demasiado.


Bornschier, Simon; Kriesi, Hanspeter (2012). "The populist right, the working class, and the changing face of class politics". In Rydgren, Jens (ed.). Class Politics and the Radical Right. Routledge. pp. 10–29.

Hooghe, L., & Marks, G. (2018). Cleavage theory meets Europe’s crises: Lipset, Rokkan, and the transnational cleavage. Journal of European Public Policy, 25(1), 109-135.

Lipset, S. M., & Rokkan, S. (1967). Cleavage structures, party systems, and voter alignments: cross-national perspectives. Party Systems and Voter Alignments: Cross-National Perspectives pp1-64.

Oesch, Daniel (2012). "The Class Basis of the Cleavage between the New Left and the Radical Right: an analysis for Austria, Denmark, Norway and Switzerland". In Rydgren, Jens (ed.). Class Politics and the Radical Right. Routledge. pp. 31–52.