/

Aislamiento de Rusia por parte de la Comunidad Internacional : ¿A quién beneficia?

En este artículo repasaremos de forma rápida la actualidad y ahondaremos en los posibles escenarios que pueden producirse a raíz de la decisión de los Estados Unidos de aislar a Rusia del sistema de decisiones internacional ( Como su expulsión temporal del G-8) en espera de que se retracte de su política expansionista que ha conducido a la anexión de Crimea. Para este artículo me valgo del contraste de diversos medios de comunicación, occidentales y no occidentales, que nos permitan tener una visión general del conflicto. No obstante, algunas de las aportaciones y análisis son exclusivamente personales.

Tras la decisión del ex-presidente Yanukovich de no dar el primer paso hacia un acercamiento a la UE fue la gota que colmó el vaso en un país de mucha corrupción (tanto el Gobierno como la oposición) históricamente subyugado por sus vecinos, con una crisis económica que va in crescendo y étnicamente dividido entre los Rusófonos y los Pro europeos, una división localizada geográficamente: La zona oeste, y central (más agraria , en su mayoría) habla mayoritariamente Ucraniano y es partidaria de un mayor acercamiento a occidente. No pasa lo mismo con las regiones Centro- Este, Este y Sur, más cercanas geográficamente a Rusia y que mayoritariamente habla (o hablaba, ya que el Gobierno Ultra que hoy obstenta el poder ha prohibido la cooficialidad del Ruso en todo el país) Ruso. La gran mayoría de la zona industrial se encuentra en estas regiones Rusófonas.

Como ya sabréis , las protestas del Euromaidán terminaron por forzar la dimisión del Presidente Yanukovich y se generó un gobierno provisional partidario de llegar a acuerdos progresivos para ingresar en la UE y firmemente apoyados diplomáticamente (daría para varios artículos la opaca financiación de las armas de los revolucionarios del Maidán cuando las protestas dieron un giro violento.) por EEUU y la UE. Frente a esta situación, el Kremlin ha mostrado sin tapujos sus divergencias con los socios occidentales, caracterizando su política exterior por la acogida del Ex-presidente y finalmente con la anexión de la provincia de Crimea (con mayoría de Rusófonos , debido a su posición de puerto estratégico durante la URSS Y a que pertenció a Rusia hasta el gobierno Kruschev) por parte de la Federación Rusa. Una demostración de fuerza con una legitimidad bastante dudosa y contraria al Derecho Internacional.

A partir de ese momento , la retórica de los EEUU se ha asimilado a la de la Guerra Fría, y lejos, de las dinámicas sancionadoras habituales ,ha propuesto expulsar a Rusia del G-8 y “aislarle política y económicamente si no se retracta de lo acontecido con Crimea”. En palabras del Presidente Barack Obama cuyas sanciones son apoyadas por los socios de la UE sin que éstos hagan duras declaraciones. Empresas como McDonald,s han abandonado Crimea (¿Casualidad?), Rusia ha sufrido pérdidas por la salida de inversores extranjeros y el FMI advierte de más salidas de capital y rebajas sus previsiones de crecimiento para este país. El organismo internacional y por otra parte, nada neutral en el conflicto ya que puede decidir que información dar u ocultar a los países y a la prensa, atestigua que ya en marzo, el Banco Central de Rusia ya se vio obligado a subir su tipo de interés de referencia en 150 puntos básicos hasta el 7% para contrarrestar salidas de capital.

Sin embargo, a pesar de estas declaraciones, considero que las sanciones que tienen por objeto sancionar a Rusia, sólo van a conseguir (eso sí, a largo plazo) beneficiarle. Intentaré explicar esto en las líneas que siguen:

– En primer lugar, el descrédito de los EEUU ha aumentado en los últimos años: A pesar de contar con numerosos aliados (como demuestra la OTAN) su política exterior unilateral , al margen de las Naciones Unidas, es rechazado por la mayoría de los países y visto como la demostración de un imperialismo agresivo. Dicho ésto, los EEUU han infringido el Derecho Internacional en numerosas ocasiones, el mismo Derecho que exige a Rusia cumplir. En consecuencia , los países no alineados con los EEUU como es el caso de América Latina y China, probablemente no legitimen sus sanciones hasta los niveles que la Casa Blanca solicitan. Es más que cuestionable afirmar que estos países le seguirán.

– El aislamiento de Rusia del G-8 daría la razón a Putin en el sentido de que EEUU aprovecha una retórica propia de la Guerra Fría para presentar a Rusia como “ el enemigo”. Las decisiones económicas ya no contarán con Rusia y por ende, no podrán exigirle a Rusia que las respete. Objetivos como la reducción de armamento nuclear ya no podrían realizarse adecuadamente, pues no tendrían sentido sin el país con más cabezas nucleares del planeta (10 .000).

– El aislamiento económico tiene un doble rasero en un mundo globalizado e interdependiente: Todos sufren en mayor o menor medida. Europa es el principal socio comercial con Rusia y varios estudios de periódicos como El País , nada sospechosos de prorrusos, afirman que Europa entera entraría en Recesión debido a su dependencia energética del Gas. Hasta aquí, el único beneficiado serían los EEUU que podrían vender su gas a Europa con un conducto que podría provocar desastres medioambientales.

– Si Rusia se ve obligada a la autarquía y a no negociar con el exterior, las empresas leales al Kremlin serán las más beneficiadas ya que seguirán en Moscú y aumentarán su poder. En la misma línea, el contacto con occidente podría exigir poco a poco, una mayor democratización (o de más calidad) al país, sin embargo, sin Occidente , el liderazgo de Putin de verá reforazado en el interior. No olvidemos el importante detalle de que Rusia no tiene oposiciones molestas que puedan forzar un cambio de política exterior, mientras que occidente sí las tiene.

– Varios estudios examinan las pretensiones de Rusia de cara al futuro: Su acercamiento a China es inminente, de hecho ya han llevado a cabo varios acuerdos en cooperación energética y China nunca apoya las resoluciones estadounidenses contra Rusia, aunque tampoco lo apoya abiertamente, quizás para evitar represalias. El caso es que una alianza de estos países y el resto de los llamados BRICS (Brasil, Rusia , India , China y Sudáfica , países emergentes con el mayor crecimiento del planeta) podría dar un vuelco en el futuro a las relaciones de poder internacionales. Algunos me dirán que pueden retirarles la inversión que un principio les dieron, pero lo cierto es que, al menos China y Rusia ya no la necesitan en la cantidad de antes, ya que son capaces de aumentar el consumo interno.

– No sólo la economía explica el potencial de un país: La fuerza militar no debe ser menospreciada y mientras que la política de los países de la OTAN ha sido de reducir la inversión militar paulatinamente, Putin la ha duplicado, con lo cual si occidente renuncia a la diplomacia y prefiere el aislamiento, no le vaticino un resultado brillante. Además de ello., Rusia dice tener intención de establecer bases militares en los países latinos que mantienen relaciones tediosas con los EEUU desde la Guerra Fría, cosa que puede ser bien vista, hasta cierto punto, por países como Ecuador , cuyos gobiernos buscan un desarrollo al margen de la globalización económica imperante.

En definitiva, la actual deriva de los acontecimientos requiere de un consenso de fuerzas, tanto de las potencias clásicas como de los BRICS que reconozcan la pérdida de influencia en el escenario internacional, de los EEUU e intenten trazar un Derecho Internacional aceptado por todos los actores políticos. Uniendo esta medida a un debate acerca de las maneras en que puede llevarse a cabo la globalización, podría ser una posible solución, pues por lo dicho, Rusia ahora mismo puede no ser una alternativa, pero tiene todas las papeletas para serlo en el futuro, guste o no.

Isidoro Sevilla

Isidoro Sevilla

Sociólogo y politólogo por vocación. Máster en comunicación política e institucional e interesado en geopolítica. Con la idea de esforzarme día a día en todos los ámbitos de mi vida.

Más